sábado, 12 de septiembre de 2015

Nada...

De nuevo todo y nada.
Por un segundo lo tuve.
Volví a creer.
Y ahora ya no quedan fuerzas, ni caricias,
no quedan besos, ni miradas,
no quedan palabras...
No queda nada.
Solo, la necesidad de caminar.
Y así, sacudo los recuerdos que componen cada centímetro de mi piel y sigo adelante.
Y de nuevo no creo en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario